El Congreso Nacional Africano (CNA), partido actual de gobierno, está considerando celebrar un congreso general antes de tiempo para reemplazar a sus principales líderes tras los malos resultados que obtuvo en las últimas elecciones municipales. Los peores desde el final del Apartheid, hace 22 años.

En un inicio, el congreso general se iba a celebrar en diciembre de 2017 con el fin de elegir a un sucesor del líder del partido, el actual Presidente, Jacob Zuma, pero varios miembros del partido han asegurado que están buscando la forma de celebrarlo antes y así intentar reparar el daño tras las elecciones y prepararse para las generales de 2019.

En las elecciones municipales, celebradas el pasado 3 de agosto, el CNA conservó la mayoría de los votos pero los escándalos de corrupción de Zuma, el desempleo y la recesión provocaron que la opositora Alianza Democrática aumentara sus apoyos y obtuviera alcaldías en ciudades como Ciudad del Cabo, Johannesburgo, Pretoria y la Bahía Nelson Mandela, convirtiéndose así en un duro rival para las generales.

A pesar de los movimientos del partido, diversos analistas discrepan sobre si el congreso general se celebraría con el objetivo de sustituir a Zuma o de relevar a otros líderes importantes críticos con el Presidente. Zuma ya reconoció que no se presentaría a un tercer mandato aunque el estatuto del partido no le prohíbe hacerlo.